miércoles, 13 de noviembre de 2013

Joselito y Belmonte, junto al Paseo de Arte

      Hasta el 15 de diciembre, puedes aprovechar tus visitas al Paseo de Arte para revivir la Edad de Oro del toreo. La exposición “Joselito y Belmonte. Una revolución complementaria (1914-1920)”, está abierta de 10 a 14 horas los sábados y domingos en el Castillo de San Jorge, en la Plaza del Altozano y en el Espacio Santa Clara de la calle Becas. De martes a sábado, también se podrá visitar en horario de tarde, de 17 a 20 horas.

      La exposición, organizada por el ICAS, evoca los seis años de apogeo del toreo en Sevilla. En ella se ha querido plasmar el deseo de renovación de la ciudad y que la aparición de José Gómez Ortega “El Gallo” y Juan Belmonte “El pasmo de Triana” al año siguiente, hicieron posible. Esta revolución no se dio solo en los ruedos, sino en todos los campos del ser humano. Una revolución complementaria que se ha dado a conocer como “La Edad de Oro de la Tauromaquia”. 

      Joselito y Belmonte, considerados por muchos como los fundadores del toreo moderno, crearon una amigable rivalidad profesional que hizo que la popularidad de la tauromaquia llegara a cotas nunca vistas antes ni después en la sociedad española.

      En la muestra podremos ver el cartel de una de las primeras actuaciones de Joselito en la cuadrilla de Los Niños Sevillanos. También recoge el cartel de la presentación en Sevilla de Juan Belmonte. 

      Numerosos lienzos realzan la figura de ambos maestros del toreo recreando escenas de las hazañas en los ruedos tanto en Sevilla, como en numerosas provincias de la España del siglo XX. Entre otros enseres de Joselito y Belmonte, encontramos en la exposición varias monteras o capotes de paseo bordados. La relación entre Joselito y Alfonso XIII se deja ver en fotografías junto a él o en regalos del monarca al maestro. 

      Joselito sentía desde temprana edad un inmenso fervor por la Macarena y especial cariño por la hermandad, por lo que en la exposición podemos contemplar una saya de la Virgen realizada con el bordado de oro de un vestido de torear regalado por Joselito. 

      Del mismo modo, la cuna de Belmonte fue Triana y a ella le unía el especial cariño por la Hermandad del Cachorro. El torero era maniguetero del palio de la Virgen del Patrocinio, por la que este sentía una inefable debilidad. Por ello, en la muestra encontramos un manto de camarín de la Virgen del Patrocinio, bordado con el oro de un traje de torear del diestro. La exposición cuenta también con dos valiosas fotografías de la Fototeca Municipal en la que aparece Juan Belmonte en la cofradía del Cachorro. El día de su muerte, la familia decidió amortajarlo con la última túnica con la que desfiló en el año 1961. 

      En definitiva, se trata de una exposición que presenta la tauromaquia en su época de esplendor rodeada de la parte humana de ambos toreros y su pasión por la Semana Santa y la ciudad sevillana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario